9 feb. 2013

De esas veces...

De esas veces que creías tener lo mismo que otros felices.
De esas veces que se hace una herida.
De esas veces que vives en la angustia de no saber si se va volver a repetir.
De esas veces que te preocupa más eso que ya ni dibujos salen de
tus manitas y, que a pesar de que uno puede liberarse de muchos pensamientos
en esa manera, no lo hace de tan preocupado que está.
No es nada sencillo y pasajero.
Que no se note es otra cosa.
¿Por qué no se nota? Porque tiene miedo de hacerlos enojar.
Miedo de hacerlos enojar sabiendo que dolió más que a ellos.

Sí, de esas veces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario